Los 12 mejores protectores solares para niños y bebés

cover

Una de las principales preocupaciones de toda madre en esta época del año es la de proteger bien la piel de sus hijos y bebés frente a los rayos de sol. Y es que como bien sabéis la piel de los niños, al poseer menos melanina, es mucho más sensible que la piel de los adultos a los rayos ultravioleta y tiene menos mecanismos de defensa. Los niños tienen una capa córnea mucho más fina y un sistema inmune menos desarrollado. De ahí la importancia de utilizar para los más pequeños una crema solar con elevado índice de protección, concretamente cremas de amplio espectro (se llaman así porque bloquean tanto los rayos UVA, como los UVB) y con un factor de protección más alto de (+50) para evitar que se quemen y al mismo tiempo también para mantenerles hidratados.

¿Qué protector solar usar en niños y bebés?

Aunque en el mercado existen gran variedad de marcas de cremas solares no todas son adecuadas para nuestros hijos. Por eso debemos fijarnos minusicosamente en sus componentes y sus propiedades, y sobre todo en su factor de protección real, que siempre debe ser más alto de 50+. Por ejemplo, debemos fijarnos en que sean al máximo de resistentes al agua, que no contengan alcohol o bien que su porcentaje sea mínimo para evitar la sequedad de la piel, que contengan mayor porcentaje de filtros físicos que químicos, que no contengan conservantes como los parabenos ni perfumes, lo cuál disminuye el riesgo de reacciones alérgicas, por lo tanto que sean también hipoalergénicas y debemos fijarnos asimismo en su fotoestabilidad.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que no hay ningún protector solar recomendado para bebés menores de 6 meses. Así que no deberíamos aplicar ninguna crema solar a estos bebés de corta edad ya que su piel es demasiado sensible y todavía no ha desarrollado plenamente su capacidad para segregar melanina, es decir, el pigmento que da color a la piel, el cabello y los ojos, y que proporciona también cierta protección contra el sol. Por esta razón los bebés menores de 6 meses no deberían ser expuestos nunca al sol  ya que no hay ningún protector solar en el mercado que les pueda proteger.  Y es que la mayoría de los protectores solares que podréis encontrar en el mercado son para niños mayores de 3 años, y algunos para bebés de más de 6 meses.

A partir del sexto mes de vida sí se pueden utilizar de forma segura cremas solares para bebés, eso sí, siempre que sean cremas específicas para esta franja de edad (para bebés mayores de 6 meses) y con factor de protección super elevado.  Así que  no es hasta los 6 meses, cuando los bebés pueden empezar a ser expuestos al sol, eso sí, siempre que sea por poco tiempo y en horas determinadas del día que no sean las centrales (de 12:00 a las 16:00 horas).

Como curiosidad, contaros que la limitación para usar cremas de protección solar por debajo de los 3 años se debe a que la mayoría de los protectores solares contiene sustancias como los Parabenos (sustancias necesarias para que las cremas sean efectivas) que en grandes cantidades no son recomendables para la piel de nuestros peques.

¿Con qué frecuencia y cómo usarlos?

Las cremas o protectores solares deben aplicarse en “cantidad generosa” sobre la piel seca  de nuestros niños y en todas las partes del cuerpo expuestas al sol. Para garantizar la eficacia de estos  protectores, estos se deberían aplicar entre 15 y 30 minutos antes de que nuestros peques se expongan al sol. Solo así la piel tiene tiempo de absorber el protector y estar perfectamente protegida frente a las radiaciones solares.

A la hora de aplicar la crema solar en niños y sobre todo en bebés, debemos extremar precauciones en determinadas partes del cuerpo más sensibles y propensas a quemaduras como son: el cuero cabelludo y la nuca, las orejas, la nariz, los hombros, los pómulos, la zona superior de los muslos, las manos y empeines, así como  la planta de los pies, además de proteger los labios con barras fotoprotectoras.

Y sobre todo tener en cuenta que hay que renovar constantemente el protector solar, cada dos horas, y después de cada baño prolongado, aunque la crema sea resistente al agua y de muy alta protección. Además hay que renovar el protector solar después de cada secado, para que os hagáis una idea, un secado con la toalla puede eliminar hasta un 85% el protector.

Otros hábitos preventivos y complementarios a las cremas solares

Y finalmente recordar que los protectores solares no son suficientes a la hora de proteger la piel de nuestros peques de las radiaciones solares sino que debemos adoptar otros hábitos adecuados y preventivos, imprescindibles y complementarios a las cremas solares como son:

1. Evitar la exposición solar de nuestros hijos en las horas centrales del día, entre las 12:00 horas del mediodía a las 16:00 horas de la tarde, y en especial durante los meses de verano.

2. Evitar la exposición solar directa. Proteger las cabezas de nuestros pequeños con gorros, sombreros o bien pañuelos de los rayos de sol, así com también usar ropa con filtro solar (nada de tejidos ligeros y trasnpirables como el lino) y gafas de sol infantiles cuando estos estén expuestos al sol, incluso cuando estemos de paseo o los peques se encuentren jugando en el exterior.

3. Usar un cochecito adecuado. Si paseamos en carrito, debemos utilizar una sombrilla o protegerlo con la capota del carrito, aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora de elegir y comprar el cochecito de nuestro bebé.

4. Usar sombrillas, parasoles o lonas en la playa o en la piscina. Si nuestro hijo es pequeño y estamos en la playa o piscina deberíamos ponerle debajo de una sombrilla pero igualmente con crema ya que la sombrillas dejan pasar un 30% de radiación indirecta.

5. Hidratar constantemente a nuestros hijos y bebés con agua mineral. Debemos ofrecerles agua con frecuencia, así como zumos, lácteos o fruta. Los bebés y niños, debido a que tienen un mayor porcentaje de agua en su cuerpo y un equilibrio más débil, se deshidratan más rápido que los adultos, de ahí, la importancia de una buena hidratación para que la piel esté sana y sea mas resistente a posibles quemaduras. Los expertos recomiendan darles agua cada dos horas. Por cierto, en el caso de los bebés  ya que estos tienen el sistema de termorregulación corporal inmaduro, lo que significa que pueden pasar de estar fríos en minutos a sudar mucho, se debe proporcionarles agua o leche más a menudo.

6. Refrescar con agua natural la piel de nuestros pequeños, en especial las zonas de la cabeza y la nuca, así como las zonas de los brazos y  las piernas, partes del cuerpo que por lo general son más sudorosas para los peques. Eso sí, antes de los 6 meses, no debemos refrescar a nuestros bebés con agua del mar o de la piscina, ya que su piel es muy sensible a la sal o los componentes químicos utilizados para el mantenimiento del agua de las piscinas.

7. Cuidar su alimentación especialmente durante los meses de verano con alimentos que les hidraten.

8. Y recordad, los bebés menores de 6 meses nunca deben exponerse al sol.

12 protectores solares testados pediátricamente y dermatológicamente

Como ya véis, cuando se trata de proteger la piel de nuestros hijos, cualquier prevención es poca, ya que son muchos los factores que intervienen para que la piel de los niños esté protegida y no se queme, pero al final el factor clave es una muy buena crema. Por eso para ayudaros os hemos preparado una selección de las 12 mejores cremas solares para niños del mercado (no para bebés), todas ellas testadas y aprobados pediátricamente y dermatológicamente.

Como último inciso, contaros que en la infancia se recibe entre el 50 y el 80% de la exposición solar de toda la vida y una quemadura solar en esta etapa de la vida multiplica los riesgos de sufrir melanoma en un futuro. Por lo tanto, los hábitos de exposición solar saludables y preventivos hasta los 18 años de edad reducen significativamente (hasta un 80%) las posibilidades y los riesgos de sufrir cáncer de piel. Así que mamás, ya sabéis, adoptad desde un principio  unos buenos hábitos de protección solar para vuestros peques y así les evitaréis  muchos problemas con su piel en un futuro. Ahora sí, os dejamos con nuestra selección de los mejores protectores solares.

protectores solares_

Protector 1; Nivea Roll-on para Niños 50+ (7,95€), Protector 2: Naïf Care 50+ (19,95€), Protector 3: Honest Mineral 50+ ($13,95), Protector 4: ISDIN Pediatrics Spray Transparente 50+ (19,30€), Protector 5: La Roche Dermo-Pediatrics 50+ (21,45€), Protector 6: Eucerin Spray para niños 50+ (24,45€), Protector 7:  Heliocare Pediatrics 50+ (19,25€), Protector 8: Bioderma Niños 50+ (16,95€), Protector 9: RepasKids para Niños 50+ (25,95€), Portector 10: Vichy Niños 50+ (21,00€), Protector 11: Ladivial Spray Niños 50+ (14,25€) y Protector 12: Avène Niños 50 (14,36€).

Image credits: foto 1 (globedia.com).

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

mini little magazine
contacto